Visión

Visión

La motivación y la acción,  pueden dar a conocer el sueño Marista. La esencia consiste en compartir y realizar la tarea de María a su estilo, como iglesia naciente donde todos asumimos el papel de ella con humildad, sencillez y modestia plantando así, la semilla de la fe. Iniciando a nuestros alumnos y alumnas en el amor por saber y el gusto por aprender para mejorar el éxito escolar; propiciando el descubrimiento de la vocación y de su respuesta desde el Evangelio; formando un espíritu de solidaridad como exigencia de justicia ante los problemas de nuestro mundo.

Consiguiendo la total implicación en esta educación integral de todos los agentes de la Comunidad Educativa: profesores, catequistas, monitores, entrenadores, personal de servicio, padres, madres y antiguos alumnos y alumnas.

La existencia de múltiples  concepciones del hombre y de la vida provoca una diversidad de propuestas educativas. Dentro del respeto a las leyes que regulan los derechos y libertades en esta materia, el Colegio hace público el modelo educativo que ofrece las familias y a la sociedad. La labor educativa es una de las tareas más importantes y al mismo tiempo “insustituible y urgente”, en Venezuela.

Considerar la educación como un factor básico y decisivo para liberar a un pueblo de toda servidumbre.

Conceder plena vigencia al pensamiento de Pablo VI: “como educadores cristianos estáis en primera línea entre quienes preparan el porvenir de la Sociedad y la iglesia; trabajáis en los cimientos del edificio de la persona humana”.

Aceptar ser solidarios con todo el esfuerzo educativo que tienda a liberar a nuestros pueblos; y reafirmar la actitud de servicio a través de la educación.

Los Hermanos maristas entienden la educación como un servicio prestado a la persona humana con el fin de que encuentre su propio camino, realizándose plenamente como persona, en orden a su fin último y en beneficio de la sociedad, de la cual es miembro.

Nro. de Visitas 61917
Sitio Web desarrollado por Ing. Alvaro Ruiz